no

El pasado viernes 18 de febrero se desarrollaron la VII Jornada de Derechos y deberes de los pacientes en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Fundación El Buen Samaritano asistió este año a esta séptima edición que venía enmarcada dentro de la temática de “Nuevos desafíos y nuevas estrategias asistenciales”, y desde el comienzo de la jornada se vio como se quería poner de manifiesto el choque de dos conceptos que son de total actualidad en Salud Mental: seguridad y libertad.

Las ponencias tuvieron lugar por parte de grandes profesionales relacionados con la temática como, Dr. Javier Correas Lauffer, Jefe Servicio Hospital del Henares; Dra. Natalia Sartorius Calamai, Programa Atención Integral al profesional Sanitario (PAIPSE); Dña Asunción Prianes Lozano , Jueza titular del juzgado nº 78 de Primera Instancia, Dña Angélica García Marroquín, responsable de la oficina de la defensa de las personas con problemas de salud mental de la Federación de Salud Mental y D. Javier Gomá Lanzón, director de la Fundación Juan March y autor del libro Dignidad (2019).

Se habló de la autonomía que deben tener los pacientes en contraposición con las necesidades de tratamiento, que en algunas ocasiones no es deseado, pero si necesario para poder asegurar la integridad y salud del paciente. Durante la jornada se trataron dentro de este apartado los temas de involuntariedad en psiquiatría, decisiones anticipadas, procesos judiciales para internamientos involuntarios, etc.

 

Esta idea de autonomía y libertad choca en gran medida con el concepto de seguridad, pero debemos ser conscientes del contexto en el que se habla en cada caso. La jornada ayudó a demostrar que los índices de criminalidad o violencia relacionados con salud mental, a pesar de los prejuicios y la tergiversación de los medios de comunicación, es muy baja. De hecho, los actos violentos de pacientes con enfermedad mental son mucho menores, en proporción, que los casos relacionados con la población en general.

 

Un tema un tanto controvertido que suscitó todo tipo de opiniones en el apartado de ruegos y preguntas por parte de profesionales asistenciales del servicio de Salud Mental. Este tipo de jornadas ponen de manifiesto la gran necesidad de reflexionar sobre la falta de recursos en algunos casos para poder tratar a estos pacientes en las mejores condiciones.