BANOS1

Los Baños de Bosque, tienen su origen en Japón en la década de los ochenta.

Un Baño de Bosque o Shirin-Yoku, es una inmersión en la naturaleza durante la cual despertamos los sentidos y ralentizamos el ritmo, con el fin de fortalecer la salud mental y física. Esta experiencia empezó a ser promovida como práctica terapéutica por el Ministerio japonés de Agricultura, Silvicultura y Pesca para favorecer un estado de relajación mental y físico para una creciente población urbana sometida a niveles intensos de competitividad y estrés a la vez que se creaba un motivo más para proteger los bosques.

Las investigaciones que acompañan a esta práctica mediante mediciones fisiológicas y psicológicas, muestran multitud de beneficios en el sistema nervioso, cardiovascular, endocrino e inmunitario, así como, en el estado de ánimo y nivel de relajación.

En 2020, la pandemia por Covid 19, nos hizo replantearnos la intervención en el Taller Prelaboral de Jardinería del CRL de Carabanchel, potenciando el espacio como lugar de bienestar, para ayudar a canalizar el estrés y ansiedad acumulada por esta situación, e iniciamos el Programa de Relajación en la Naturaleza inspirado en Baños de Bosque que hemos continuado durante 2021.

En la adaptación que llevamos a cabo en el vivero, hemos diseñado una actividad con un itinerario que consta de: preparación corporal, paseo sensitivo ralentizado, dinámica sensorial, relajación, espacio para compartir y evaluación de la sesión.

Además, durante el mes de marzo, la actividad se dedicó al día de la Mujer, elaborando un recorrido denominado “Caminar con la mirada Violeta”, en el que además de llevar la atención a los colores (en este caso tonalidades moradas), se incluía un elemento social.

En abril, en homenaje al día del Libro y el día del Árbol, se conectaron ambas temáticas, para explorar el beneficio de la lectura en la naturaleza y dotar de una posible herramienta de bienestar.

BANOS2

 

Tras las sesiones se realizaba una dinámica en la que las personas expresaban las emociones predominantes antes y después de la actividad. Se valoraba sobre 6 grupos de emociones: Tristeza/Incomprensión; Temor/Preocupación; Alegría/Satisfacción; Enfado/Tensión; Aburrimiento/Decepción; Serenidad/Gratitud.

Los resultados obtenidos se muestran en el siguiente gráfico (el grupo de CRPS no completó esta dinámica).

BANOS3

 

 

En base a los resultados de la dinámica de emociones y a la observación y valoración de las personas participantes, podemos extraer varias conclusiones:

 

  • La actividad incrementaba emociones como la alegría, la serenidad y la gratitud.
  • En las personas que han participado varias veces, las emociones de alegría y serenidad aparecían ya antes de la actividad y en mayor medida que la primera vez que se participa, lo que sugiere que venir la actividad ya está influyendo en la percepción de bienestar.
  • Cuando la persona acude por primera vez, el componente inicial de la emoción “Temor, Preocupación” es muy alto, pero tras la actividad queda diluido.
  • La emoción “Enfado, Tensión” también disminuye mucho tras la actividad.
  • Es significativo que la emoción Aburrimiento/ Decepción, no apareció en el grupo de mujeres de la Asociación ASCA (mujeres mayores de 60 años)
  • La mayor parte de las personas participantes afirmaron haber sentido relajación, y las que no lo consiguieron, sí reconocieron haber disfrutado en la actividad.
  • En las personas que han participado en más ocasiones se percibe que una relación con el entorno más consciente, hay mayor capacidad de observar detalles y de hacer apreciaciones sobre lo que les rodea.
  • La actividad también favorece el autoconocimiento y la legitimación de emociones

 

La experiencia tan positiva de este año nos ha reafirmado en que integrar este tipo de prácticas dentro de los procesos de rehabilitación que trabajamos en los recursos de la Fundación es muy interesante. Centro de Día lo ha continuado en Casa de Campo con una empresa especializada en este tema y en el CRL de Carabanchel lo seguimos manteniendo en el vivero con intención de ofrecerlo de forma comunitaria, así que, si alguna persona está interesada en probar una de nuestras sesiones, por supuesto está invitada.

 

Estar en contacto con la naturaleza ayuda a recuperarnos antes de eventos estresantes o a afrontarlos con más fuerza”. Dr. José Antonio Corraliza, psicólogo ambiental experto en espacios naturales y salud.

 

“Cuando pasamos tiempo en los bosques, inconscientemente experimentamos relajación a través de los 5 sentidos”. Yoshifumi Miyazaki, doctor en Medicina de la Universidad de Chiba (Japón), uno de los principales expertos mundiales en baños de bosque