paseo1

El 22 de abril, el Taller de Jardinería del CRL de Carabanchel se convirtió, por segundo año consecutivo, en parada de esta hermosa iniciativa que nos invita a disfrutar de la lectura de forma comunitaria.

Este año, las paradas, en distintos recursos comunitarios de Carabanchel, homenajeaban a autores que tenían alguna vinculación con este barrio. Nuestra parada homenajeaba a Mesonero Romanos, escritor y periodista español del siglo XIX,  que estableció su residencia de recreo precisamente en este barrio y que recibió el título de “cronista y bibliotecario perpetuo de la Villa” por sus estudios históricos y artículos de costumbres dedicados a la ciudad de Madrid.

En nuestro vivero, nos reunimos personas vinculadas al CRPS de los Cármenes y al CRL y Mini Residencia de Carabanchel. Iniciamos el rato de lectura compartida con un fragmento del libro “El tiempo entre costuras” y entre todos los asistentes fuimos tejiendo una hora de poesía y relatos donde estuvieron presentes, entre otros, Don Quijote con sus molinos de viento, la ternura del burrito Platero, textos de Mario Benedetti, historias de bicicletas y árboles, pensamientos anónimos profundamente inspiradores y el poema “Te necesitas” de Magdalena Sánchez Blesa con el que curiosamente coincidíamos todas las personas presentes. Terminamos ese maravilloso rato leyendo los poemas que los alumnos y alumnas de 5º de primaria del colegio Miguel de Cervantes habían compuesto el día anterior en su visita al vivero. Todas las personas tenemos mucho que contar y la cultura y la naturaleza nos lo facilitan.

 

paseo2

El CRPS de Carabanchel, se unió a la iniciativa asistiendo directamente a la Biblioteca Pública Luis Rosales donde, tras una pequeña presentación, en la que se explicaba el funcionamiento de la actividad y se agradecía a todas las personas que participaban como “libros humanos”, los asistentes se separaban acercándose para escuchar a los diferentes “libros humanos” que se encontraban en varios espacios de la biblioteca.

La valoración por parte de todos los participantes fue muy positiva y enriquecedora. Tras las historias narradas y el debate establecido en cada uno de los libros, tuvimos la oportunidad de rellenar una pequeña encuesta donde principalmente se recogía información acerca de los prejuicios que aparecían en las diferentes narraciones.

Los “libros humanos” nos tocaron el corazón y nos hicieron sentir y reflexionar mucho.

Agradecemos enormemente a las personas impulsoras y organizadoras de esta preciosa iniciativa todo el esfuerzo dedicado para coordinar a tantas personas y sobre todo a Koldo por su “ánimo incansable” y “buen hacer” general.

También esperamos que el próximo año la experiencia se repita y podamos celebrar la palabra, la naturaleza y la vida con, al menos, el mismo entusiasmo renovado, sabiendo que TODAS Y TODOS CONTAMOS