crps2

Con el establecimiento del Estado de alarma y el cierre temporal del Centro, la rutina de todos y todas ha cambiado. El CRPS de Carabanchel también se ha tenido que adaptar a las nuevas formas de intervención y a las necesidades particulares que esta situación ha provocado.

Pero el ritmo no para y con la intención de que las personas atendidas sientan cerca el recurso, ahora más que nunca en estos momentos de incertidumbre, se están realizando seguimientos telefónicos y por medio de videollamadas tanto a ellas como a sus familias.

El mantenimiento de las rutinas y de la ocupación se ha convertido en un aspecto clave en estos días, así que se ha organizado un horario semanal de actividades, apoyado en diferentes programas y aplicaciones informáticas. Estas actividades están favoreciendo un lugar virtual de encuentro en el que poder mantener esa red de apoyo social que el Centro supone para las personas atendidas, además de una rutina compartida en actividades significativas como son el cine o la lectura.

Por otra parte desde el CRPS se entiende que la creación artística, en sus diferentes formas, es una vía de expresión óptima en estos días en que la actividad se enmarca en el espacio de nuestras viviendas. Por esto se ha generado un grupo de escritura y se han adaptado los de fotografía y pintura a esta situación excepcional, dando un espacio a la evasión y la creatividad.

crps1

Además, la deprivación intelectual y sociocultural debida al confinamiento es más acusada actualmente y para evitar sus efectos, se están facilitando tanto ejercicios de estimulación cognitiva (https://unidaddememoria.blogspot.com) como recursos de entretenimiento y culturales, haciéndoles llegar enlaces y documentación según intereses y necesidades.

Las personas atendidas han acogido de forma muy positiva, tanto el nuevo horario como la nueva forma de trabajo, trasladando su agradecimiento a los profesionales, por el esfuerzo y la dedicación en ésta etapa tan confusa para todos y todas.

¡Ánimo, ya queda menos!