tysen

Durante los días 27, 28 y 29 de noviembre, se desarrolló en la Universidad Complutense de Madrid el Congreso Internacional Aletheia: Arte, Arteterapia, Trauma y Memoria Emocional. El mismo suponía un foro de encuentro entre profesionales de diferentes disciplinas (psicólogos, psiquiatras, historiadores, educadores, etc.) con el objetivo principal de “contribuir a paliar los efectos del trauma a través de los procesos creadores”. Estos profesionales apuestan por el uso de las terapias expresivas, a través de diferentes artes, en el trabajo de la reconstrucción narrativa corporal y emocional del trauma. De esta forma mediante el instrumento artístico, se puede posibilitar que las personas “expresen lo inexpresable”. Además, cada vez son más los descubrimientos en el campo de la neurociencia, psicología y artes diversas, que avalan la eficacia de incorporar este tipo de terapias.

tysenEl Congreso combinó conferencias, clases magistrales, talleres y comunicaciones, donde profesionales de todo el mundo y de diferentes campos de trabajo y actuación pudieron compartir sus experiencias, resultados de estudios y trabajos y/o metodología.

En este marco, el viernes 29 de noviembre se desarrolló en el Museo Thyssen Bornemisza la clase magistral en la que, personas atendidas y profesionales involucrados en el desarrollo del programa pudieron compartir sus experiencias y vivencias en el mismo. Dicha clase tuvo por nombre “PCEA: Empoderamiento y capacitación a través del arte”. Consistió en un recorrido por diferentes obras de la colección donde las personas atendidas del Centro de Día “Carabanchel” y CRPS “Latina” tomaron un papel activo, conduciendo la misma y presentando las obras elegidas. El foco de la narración y atención hacia las obras expuestas fue, por un lado, el compartir criterios técnicos y objetivos sobre la pintura en sí, dando posteriormente paso a la narración vital de su visión sobre la obra elegida. De esta forma se posibilitó un cambio de roles, así como la asunción de nuevos roles, asumiendo entre otros un papel de agente activo. Una vez realizado el recorrido, en el espacio del taller, se favoreció un encuentro entre todos los participantes donde poder seguir profundizando en la vivencia del programa y resolver diferentes cuestiones en relación al mismo.

La valoración realizada por los participantes fue muy positiva. Reconocieron haberse sentido satisfechos y reconfortados tras exponer los cuadros, así como validados y reforzados por los participantes del Congreso. Destacaron también haber sentido como no existían barreras en el grupo que conformaba el taller, sintiéndose además ellos expertos y permitiéndose intercambiar opiniones acerca de las vivencias suscitadas por las obras.